Ni café, ni coca cola, ni red bull. Lo mejor para mantenerse despierto es un amor no correspondido.
Mali

BIENVENIDAS :)


El lesbianismo no es como se cree o tiene como se espera una vinculación fraterna, cálida o armoniosa con todas las feministas, aún ahora hay algunas que piensan que nuestro espacio es otro diferente al de ellas y en algo tienen razón: nuestro espacio no es el del discurso heterosexual que aún hoy algunas repiten.
Pero al principio, cuando las lesbianas decidieron salir de sus clósets y nombrarse lesbianas ante el asombro, miedo, temor y vergüenza de algunos de los grupos feministas donde militaban, solo hubo una mujer que con su sonrisa y su español medianamente pronunciado nos dio la bienvenida, ella fue Rosa Domingo Trapasso, ex monja estadounidense, que se nacionalizó peruana hace muchos años, fue ella también la primera en preocuparse sobre el tema de la prostitución como una relación desigual de poder, explotación y subordinación entre el hombre y la mujer. Fue ella la primera en crear el primer grupo que abordaba dicho tema “Thalita Cumi” (Mujer, levántate).
El pasado miércoles le rindieron un sentido homenaje y ahí estuvimos. En esa reunión ella demostró con sus actos lo que predicó siempre en el discurso: Amor.
Amor a la diversidad, amor a la fuerza que las mujeres imprimen en sus luchas, amor a toda forma de afecto, amor a nuestro país.
Después de tantos años de constante empuje por contribuir a que menos mujeres sean violentadas en este mundo opresivo y patriarcal en el que vivimos, Rosa Dominga se da un merecido descanso en las acogedoras tierras arequipeñas.

Gracias Rosa Dominga, por darnos la bienvenida.
La leca y la torta

1 comentario:

♀MakTuB♀ dijo...

q genial!

El ejemplo es la mejor forma de enseñar.
(: